martes, 8 de diciembre de 2009

El Comienzo...

Emoción, ansiedad, miedo. Estas son tres palabras que pueden describir lo que sentimos cuando estamos a punto de emprender un nuevo proyecto. Añadiría nerviosismo también.

Cuando empiezas un nuevo proyecto hay mil cosas que hacer y puedes llegar a sentirte como que no das para tanto. Usualmente cuando comenzamos nuestros negocios no tenemos experiencia en mercadeo, ni formando grupos de trabajo y mucho menos buscando el dinero que necesitamos para comenzar. Llega el momento donde pensamos… ¡¿que estoy haciendo?!

¿Te suena familiar?

La emoción que sentimos es tan grande que pensamos que todo lo que estamos haciendo es lo correcto. De momento nos encontramos sin dormir, tomando batidas nutricionales y con una ansiedad que no nos deja pensar con claridad.

Quiero que te hagas las siguientes preguntas:

¿Quién utilizará el producto o servicio que voy a vender?
¿Quién lo comprará?
¿Qué otras alternativas tiene el consumidor para sustituir mi producto o servicio?
¿Por qué te van a comprar a ti?
¿Cómo les gustaría comprar lo que estas vendiendo? (en una tienda, por Internet….)

Contestarte estas preguntas te dará información importante para tomar algunas decisiones. Si te fijas estas preguntas están orientadas a que hagas un poco de investigación sobre tu mercado. Es importante que entiendas la necesidad de tu mercado y las alternativas que tienen disponibles. Esto te ayudará a refinar tu idea de negocio.